Entre fantasmas

Ignacio González en la Casa de América

Ignacio González, junto al rey emérito, en el Palacio de Linares.

Los hombres de poder, paralizados muy a menudo para tomar decisiones que afectan a este plano, recurren a las fuerzas ocultas del otro para orientarse. Viene de antaño. Los emperadores romanos investigaban mediante arúspices las entrañas de los animales y podían llegar a postergar batallas en función de su mensaje abstruso. Napoleón preguntaba a sus generales antes de reclutarlos si tenían suerte, que es como si en una entrevista de trabajo nos preguntaran cómo tenemos el aura. Felipe II fue aficionado a la alquimia y Abraham Lincoln escuchaba sin rechistar la interpretación de los sueños que le hacía su mujer. Loca, quizá, pero que sí acertó en lo más importante: el riesgo mortal de pisar aquel teatro (riesgo de aburrimiento si en él recita Dolors Miquel). 

De Felipe González siempre se rumoreó que iba a que le echaran las cartas para obtener consejos de buen gobierno y también que no tuvo nada que ver con los GAL. Me creo ambas cosas. Qué hombre en sus cabales habría permitido aquello después de que la médium le advirtiera de que un izquierdista con coleta, actualísimo para los ochenta, iba a sacar lo de la cal viva en la investidura de un parlamento ingobernable del futuro.

-¿Cómo se llamará, oh, cartomante -preguntaría el presidente con lenguaje muy de Sófocles-, mi futuro inquisidor?

-Pablo Iglesias, tronco –respondería ella, muy de la movida.

González debió de interpretarlo como una conspiración de los suyos contra su persona. Entonces tomaría la decisión de controlar el partido con mano de hierro, labor que le encomendó a Alfonso, claro, Guerra. Es igual que cuando ERC puso en Madrid a Gabriel Rufián a entonar los cantos de Maldoror del charnego ofendido. O cuando descubrimos que el escritor Javier Bilbao es de Bilbao. Hay gente que tiene el apellido muy bien puesto.

Leer más

Anuncios

Acerca de Rubén Diez Tocado

Narrador. Poeta. Bípedo. Omnívoro. Bloguero sobrevenido. Premio Tiflos de cuento por "Los viajes del prisionero" (finalista del Premio Setenil 2015). Premio Internacional Martín García Ramos de poesía por "La nada discontinua" (Ed. Difácil). Contacto: rubendieztocado@gmail.com
Esta entrada fue publicada en ¡Últimas noticias! y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Entre fantasmas

  1. Ángel dijo:

    No dejo un “me gusta”… sino un “me encanta”…
    Soy un fiel seguidor de “la suerte” aunque sea un simple mortal y no un famoso.
    … y la foto no puede estar mejor elegida: hay más fantasmas posando en ella que en el propio palacio de Linares.

    Me gusta

  2. Alejandro dijo:

    Ideas lúcidas y claras con un lenguaje bonito e inteligente, pero yo soy de los pocos ingenuos que siguen pensando que habrá algún político honesto que le guste trabajar por los demás… alguno habrá, por lo menos en las películas americanas.

    Me gusta

  3. Alberto dijo:

    Genial el artículo, Rubén. Yo creo que Íker no investiga estas cosas porque hace mucho tiempo que dejaron de ser “fenómenos extraños”. Se han convertido en algo cotidiano.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s